Un santuario de aves en “La isla del tesoro” que inspiró a Stevenson

Situados en el fiordo o estuario del río Forth, frente a la pintoresca localidad de North Berwick, en Escocia, un grupo de islotes de origen volcánico sirve para que cientos de miles de aves construyan sus nidos y formen auténticas colonias entre las rocas.

El espectáculo de las aves que revolotean como un verdadero enjambre de abejas es el mismo que inspiró a Robert Louis Stevenson su novela “La isla del tesoro”. En este verdadero santuario de aves marinas,  su abuelo, que era  ingeniero, construyó un faro. Allí también, la familia Stevenson alquiló una casa en la costa donde pasaban los veranos y el futuro escritor, un niño enfermizo, jugaba con otros niños, veía pasar los barcos e imaginaba historias de piratas y naufragios.

La localidad de North Berwick, tras la llegada del ferrocarril en 1850, se convirtió en uno de los lugares más populares de veraneo del norte de esta isla, lo que le valió el nombre de ‘Biarritz del norte’.

Gaviotas, frailecillos, cormoranes, alcatraces, aguzanieves, eíderes, fulmares, alcas tordas y otros de nombres más o menos exóticos forman verdaderas colonias que constituyen una espectacular atracción turística, pero el Centro de Aves de Escocia (Scottish Seabird Centre) construido en el año 2000, es pionero en la observación no intrusiva de aves, lo que le ha valido numerosos premios tanto turísticos como del sector medioambiental.

Durante los meses de verano y hasta finales de septiembre es posible además, rodear las islas en barco y ver cómo decenas de miles de aves toman el sol en las paredes rocosas o revolotean como un enjambre.

Vía: Qué.es 

Escrito por | 3 de septiembre de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts