Staphorst, una ciudad holandesa donde viven los verdaderos herederos de Calvino

Holanda es reconocido como uno de los paises más democráticos del mundo y en él conviven amigablemente la modernidad y la ortodoxia, lo novedoso y lo tradicional. En Amsterdan es posible beber cerveza sobre un bar rodante, almorzar en un restaurante que funciona como un laboratorio en vivo o pasear por un parque que tiene delimitada la zona para encuentros homosexuales.

Contrastando con todo eso, llegamos a Staphorst, corazón del ‘Cinturón bíblico’ holandés, una ciudad de 160.000 habitantes donde la gente vive según los preceptos de la ortodoxia protestante y considera que ‘el resto del mundo es impío’.

“Desde el exterior, todo puede parecer medieval”, reconoce una habitante de 66 años, pero lo cierto es que resulta difícil comprender un decreto municipal que prohíbe la blasfemia o el uso de pantalones en las mujeres que siguen cubriéndose la cabeza para asistir al culto y vistiendo los tradicionales atuendos que le valieron el sobrenombre de “Zwarte kousen” (medias negras).

Los herederos de Juan Calvino que habitan el “Cinturón bíblico” cierran los negocios y la piscina municipal los domingos, los autobuses no circulan y las calles que llevan a los cinco templos de la ciudad están repletas de gente.

El Ámsterdam del famoso ‘Barrio rojo’ y de los ‘coffe-shops’ donde se vende marihuana libremente, contrasta con esta Holanda donde la eutanasia, la legalización de la prostitución, el aborto y el casamiento homosexual son tabú, a diferencia de la otra Holanda liberal que los acepta.

Tal vez en esos contrastes radique el eterno encanto de un país que siempre nos depara sorpresas y bellezas para descubrir.

Vía: Yahoo Noticias  

Escrito por | 18 de agosto de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts