Precaución en los viajes largos

El síndrome de la clase turista fue acuñado a finales de los 90, cuando comenzaron a expandirse las conocidas compañías de vuelos low-cost y experimentaron una afluencia hasta ahora nunca vista de viajeros y también por la bajada de precios generalizada en cuanto a vuelos, algo que hizo que hubiera un alto índice de viajeros a destinos lejanos. Desde aquel momento se comenzaron a detectar diferentes casos donde las personas que realizaban un vuelo de larga duración tenían un riesgo mayor de sufrir trombosis.

TVP (trombosis venosa profunda) o en su complicación más grave, embolia pulmonar, son los nombres con los que se conoce a este síndrome que puede aparecer en personas que realizan tras un viaje prolongado en coche, avión, tren… por más de cinco horas. Una de las mejores formas de prevenir esto es mediante una correcta hidratación y pequeños ejercicios con las extremidades.

Una de las razones por las que aparecen estas complicaciones es el reducido espacio entre asientos de los aviones de la clase turista, no tomar suficientes líquidos o incluso la falta de ejercitación de las piernas durante un espacio largo de tiempo. Así que ya sabéis, hay que tener mucho cuidado cuando vayáis a realizar un viaje de gran duración.

Hay que tener en cuenta que hay personas con diferentes patologías que están más predispuestos a la trombosis, como el síndrome antifosfolípido o el cáncer, así como aquellas personas que tengan problemas circulatorios, personas mayores, gente con problemas de obesidad y embarazadas. Disfrutad de vuestros viajes siempre, pero tened mucho cuidado si comenzáis a sufrir síntomas como hinchazón, dolor u hormigueo en las extremidades.

Neon

Escrito por | 13 de agosto de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Consejos

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta