La ruta de las Misiones Jesuíticas en Argentina

Misiones, la  de tierra colorada, es la más norteña y oriental de las provincias de Argentina. Su superficie abarca cerros cubiertos de selva y un suelo saturado de óxido de hierro, tiñe de rojo los caminos y trochas que contrastan con el verde brillante de la vegetación selvática.

Distante a 60 kilómetros de Posadas, su capital, arribamos a la localidad de San Ignacio asentada sobre los restos de la antigua y homónima misión jesuítica. Es el sitio arqueológico de San Ignacio Miní, un exponente inigualable de la riqueza ornamental del barroco guaraní, parte del Circuito Internacional de las Misiones Jesuíticas que fue redescubierto en 1897 y restaurado durante la década 1940-50. Junto con los vecinos de Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto y Santa María La Mayor, figura desde 1984, en la lista del Patrimonio Mundial.

Los jesuitas organizaron un total de treinta pueblos, las prestigiosas misiones, y a ellas les debe su nombre la provincia. Allí se asentaron desde comienzos del siglo XVI durante un siglo y medio hasta que en 1767, Carlos III decretó la expulsión de la Compañía de Jesús de las tierras americanas, dejando las misiones abandonadas a su suerte y al saqueo de portugueses y paraguayos entre 1816 y 1810 y más tarde por colonos europeos arribados a principios del siglo XX.

Hoy es posible ver en sus piedras coloradas, el sincretismo de las culturas guaraní e hispana en una simbiosis fecunda, paradigma de una experiencia evangelizadora.

Visitar las Misiones Jesuíticas, supone un atractivo viaje por las raíces profundas de América.

Imperdible.

Vía: ABC.es 

Escrito por | 29 de julio de 2009 con 46 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts