Un merecido descanso

Hoy se cierra en España un importante capítulo de la historia ferroviaria, dado que el mítico Talgo III (Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol) ha hecho su último viaje después de llevar más de 40 años en servicio, algo que apenará a los más nostálgicos y amantes de los viajes en tren.

Aunque 40 años de servicio pueden parecer una bestialidad, personalmente puedo aseguraros que este tren, aunque no fuera tremendamente rápido, aunque alcanzaba los 160 km/h y llegó a sobrepasar por poco los 200 km/h gracias a una locomotora especial, era una verdadera delicia, donde se podía sentir aquel aire especial de los antiguos (no tanto) trenes de los sesenta.

Sin duda, este tren marcó un antes y un después en la historia ferroviaria española, donde los antiguos asientos de madera fueron sustituidos por cómodos y modernos asientos tapizados. Pero si algo destacaba en el Talgo era su increíble sistema de estabilidad gracias a un movimiento pendulante que brindaba a los pasajeros una gran comodidad, además contaba con coches cama para los que gustaba de viajar durmiendo en estos viajes de largo recorrido.

Estos vagones plateados atravesados por una gruesa franja roja fueron una auténtica revolución en España y en su interior han viajado millones de personas con una comodidad y seguridad nunca vista hasta el momento.

Hoy en día este tren ya se ha quedado obsoleto con la aparición de los nuevos modelos de tren y con el boom de la alta velocidad en España. El Talgo recibe su merecido descanso tras cuatro décadas de funcionamiento y seguramente pasará a formar parte de uno de los muchos museos del ferrocarril para evitar que esta joya del transporte español caiga en el olvido.

Neon

Escrito por | 26 de julio de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts