Holanda propone hacer turismo nuclear

 

Nadie puede estar contento ni tranquilo teniendo en el patio trasero de su casa un basurero y además, radiactivo. Con el objeto de que los vecinos de la localidad de Vlissingen cambien su percepción sobre el fenómeno de la radiactividad, la  Organización Central para la Basura Radiactiva, mejor conocida como COVRA, ha abierto al público un basurero radiactivo para sensibilizar a la ciudadanía sobre los residuos nucleares.

La Organización invita a miembros de clubes deportivos, empresariales o simplemente a un conjunto de amigos a pasear entre tanques radiactivos blindados con plomo y cilindros de alta tecnología y disfrutar también de eventos educativos y artísticos. Las visitas a este peculiar museo de la energía atómica deben pactarse con cita previa e introducen didáctica y visualmente en el fenómeno de la radiactividad y en el trabajo que realiza COVRA.

Y para que el paseo resulte más ameno, los espacios vacíos del lugar se utilizan como galerías de arte donde se exponen obras de museos de la provincia holandesa que generalmente no pueden ser apreciadas por no tener lugar para exhibirlas.

Diseñado para aguantar terremotos, inundaciones, tornados, ataques de misiles y hasta el choque simultáneo de dos aviones, el edificio es un gigantesco búnker construido con muros de concreto de 1.70 metros de grosor, tecnología de punta y compuertas del acero más resistente.

Vía: 20Minutos    

 

Escrito por | 15 de junio de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts