Dublín: tradición, cultura, cerveza y diversión por ocho

Hoy nos hemos propuesto llevarte a la capital de Irlanda, una ciudad dinámica y vital que yuxtapone a la riqueza cultural de su pasado, un presente vibrante, repleto de ofertas culturales, bares y parques, grandes calles comerciales y decena de museos.

Dublín merece la pena ser visitada y hemos seleccionado ocho puntos que no puedes dejar de conocer:

♣ Tradición y futuro: Trinity College: Universidad fundada en el siglo XVI, por el Trinity pasaron Oscar Wilde, Jonathan Swift y Samuel Beckett. La tradición de sus hermosos edificios de los siglos XVIII y XIX, contrastan con esculturas contemporáneas, como la de Henry Moore que pueden verse en los jardines.

♣ Dos calles para recorrer: Grafton y O’Connell Street: Grafton St. es la calle peatonal más famosa de Dublín donde se encuentran los legendarios almacenes Brown Thomas, que hoy son lo más in de la ciudad y el Bewley’s Oriental Café. Tampoco puede dejar de patear O’Connell St., con 500 metros de longitud y casi 50 de ancho, la arteria principal del norte de Dublín recibe el nombre del libertador de Irlanda.

♣ En los alrededores de Merrion Square: En una de las casas, -la número 1- que hoy es el American College, pasó su infancia Oscar Wilde. Otros residentes ilustres fueron el poeta William Butler Yeats -número 82-, así como Daniel O’Connell -58-.

♣ Una pinta (o varias) en Temple Bar con U2: Además de beber unas pintas, en Temple Bar también hay que visitar el Irish Film Center y las exposiciones del National Photographic Archive.

♣ Otra pinta en la Guiness Storehouse: La Guiness Storehouse es con un millón de visitas al año la atracción turística más visitada del país. Por lo que es normal que para entrar tenga que hacer cola, valdrá la pena.

♣ De iglesias y castillos: El Castillo de Dublín fue el símbolo de la dominación inglesa hasta que éste fue entregado a Michael Collins y al estado libre irlandés, a comienzos del siglo XX. Desde el Castillo es fácil llegar a otras dos edificaciones simbólicas e históricas de la ciudad: Las catedrales de San Patricio y Christ Church.

♣ Parques y jardines: Dublín cuenta con un sinfín de parques, auténticos oasis que brindan la cara más sosegada de la ciudad. Lugares idóneos para escapar del bullicio de la ciudad.

♣ James Joyce, in memoriam: Y, para finalizar, no hay visita a Dublín que no deba completarse con una despedida al dublinés más universal, con permiso de San Patricio. La Martello Tower, en Sadicove, a ocho kilómetros de Dublín, acoge un museo en honor del escritor. Su paisaje tranquilo es el perfecto final para esta escapada a una de las ciudades más fascinantes de Europa.

Vía: OchoLeguas

Escrito por | 24 de marzo de 2009 con 103 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Consejos y Europa

Artículos relacionados