¿Turismo en Irak?

Muchos rincones del mundo están luchando por hacerse un hueco en el reñido mundo del turismo y mientras unos intentan hacerse con el turismo para mayores, otros con turismo necrológico y otros (los que pueden) intentan promocionar su turismo arqueológico como es el caso que nos ocupa a continuación.

Una de las personas que está intentando hacer que esto sea posible en Irak es Bridget Jones, no confundir con el personaje de ficción de la película. La señora Jones es una arqueóloga de 77 años que reside en Irak desde 2003 e intenta que se conozca aún más todo lo que esta tierra esconde.

Según asegura, es un lugar que no es del agrado de todo el mundo. No hay café, no hay alcohol y si eres mujer debes llevar un velo cuando sales por la calle y a eso se le suma el riesgo de ser secuestrado por las milicias o caer herido o muerto en algún atentado con bombas, algo que frecuentemente ocurre en esta latitud.

Las autoridades iraquíes esperan que pronto comience una nueva era donde el turismo arqueológico sea también una forma de ayudar económicamente a la maltrecha situación del país que se agrava desde hace muchos años ya. Van a reforzar su imagen hacia el exterior recordando que en esa zona se desarrolló la escritura, las leyes codificadas, la rueda y la agricultura entre otras cosas, además supuestamente según la leyenda, aquí estuvieron los Jardines Colgantes de Babilonia, algo que no se sabe con certeza pero que sería un hallazgo increíble.

Quizá no sea un destino para todo el mundo y al que poca gente quiera visitar, excepto los auténticos fanáticos de la historia y la arqueología y los viajeros incansables, pero eso sí, a todos mucho cuidado si vais a algún país como Irak. Informaros bien en la embajada antes de ir y si podéis tener un asesor para que os ayude en el diseño de vuestro viaje, mucho mejor.

Vía: Reuters

Escrito por | 23 de marzo de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre General

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta