Guía de viaje: Repúblicas Bálticas

Y en la segunda recomendación que hago esta semana, vuelvo a recomendar otra fantástica guía de viajes, pero en esta ocasión vamos a cambiar radicalmente de latitud y nos dirigiremos hasta otro lugar de Europa, donde el clima no es tan benigno como en la fantástica isla de Madeira, nos vamos a los Países Bálticos.

Al igual que la anterior recomendación, esta guía también viene de la mano de Ecos Travel Books, está totalmente en castellano y tiene un precio que ronda los 14 euros. Se titula “Países Bálticos” y en ella podremos tener toda la información necesaria y actualizada para que no nos perdamos absolutamente de nada en nuestra escapada a estas latitudes.

Situados a orillas del mar Báltico, a medio camino entre lo que en su día fuera la Unión Soviética y entre los países escandinavos, Estonia, Letonia y Lituania forman parte de una de las zonas más interesantes y desconocidas de Europa, siempre desde el punto de vista cultural y paisajístico.

Los países de su litoral marítimo, sus grandes extensiones de bosques y lagos (una auténtica delicia para los amantes de la naturaleza) y todo el patrimonio arquitectónico de sus ciudades, especialmente de sus tres capitales, Tallin, Riga y Vilnius, convierten a las Repúblicas Bálticas en un destino turístico de excepción.

Un destino incipiente que cada día atrae a más y más turistas a conocer esta fantástica zona de Europa que nos depara infinidad de sorpresas si nos animamos a conocer a esta fría pero a la vez calurosa (por la hospitalidad de sus gentes) parte del mundo. ¿Te animas a conocerles?

Escrito por | 31 de enero de 2009 con 2 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Guias de Viajes

Artículos relacionados

Comentarios

  1. El Arenque - Mini Fauna - 2 de noviembre de 2009 | 17:28

    [...] arenque es un pez que habita en el Océano Atlántico norte, en el Océano Pacífico norte, en el mar Báltico y en el del Norte, pero este ya no es igual al [...]

  2. Rescatan perro de aguas del mar Báltico - Mini Fauna - 7 de febrero de 2010 | 22:05

    [...] de cuatro días cuando el hielo se convirtió en fijo, el barco: la Báltica se acercó al perro por casualidad,  vieron una forma, pero no sabían si era una silueta o [...]

Deja una respuesta