Frutillar, un pueblo alemán en Chile

Si bien durante la Segunda Guerra Mundial muchos alemanes emigraron a la Argentina algunos de ellos se establecieron en el sur de Chile, su país vecino, y así es como fundaron un puñado de pueblos con aires europeos.

Frutillar es uno de ellos. Esta pequeña urbanización está situada sobre la Cordillera de los Andes y contrasta con la fisionomía típica de las localidades chilenas debido a sus características físicas. Enmarcada por el paisaje montañoso y de cara al lago Llanquihue allí abundan las casas que de estilo arquitectónico bávaro así como los restaurantes en donde se ofrecen delicias de la cocina alemana.

Las calles de Frutillar son tranquilas y la prolijidad es quizá el sello personal de esta ciudad que ofrece una gran cantidad de espacio verdes cubiertos de flores de distintos colores.

Repitiendo el esquema de las típicas villas alemanas, este lugar es como un pequeño oasis dentro del recorrido por el sur del país sudamericano que en su mayor parte de compone de puertos y ciudades pesqueras con viviendas de madera. Sin embargo, al transitar sus calles uno siente que está en algún lugar del Norte de Europa, en especial al caminar por su famosa feria de artesanías, visitar el Museo Colonial Alemán o bien en la llamada “Ruta del Küchen“, un recorrido por coquetas casas de té como la Guten Apetiti, Kuchen Laden, el café Trayen o el restaurante del Club Alemán.

Vía: Frutillar

Escrito por | 20 de enero de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts