De nombre impronunciable

Continuamos de viaje y nos vamos a una preciosa localidad de Hungría llamada Esztergom la cual apenas llega a 30.000 habitantes pero que entre los siglos X y XIII fue la capital del país y es el centro del cristianismo húngaro.

Es conocida como la capital de la Hungría medieval y posee numerosos monumentos de gran importancia nacional entre los que destacan su basílica la cual posee una gran cúpula de 100 metros de altura sostenida por 24 columnas corintias. El Palacio Real y la Ciudadela. Al lado se encuentra el Museo del Castillo que alberga la historia de la construcción y destrucción del palacio.

Vista de la ciudad

Uno de los mejores sitios donde poder ir es a su antiguo mercado o pasear por sus calles y parques e incluso ir a sus bares y degustar el delicioso pescado del Danubio. Un lugar para visitar en cualquier época del año.

Para acceder al país es necesaria la presentación del pasaporte en vigor. El idioma oficial es el húngaro y su moneda el florin. El clima es continental con influencias atlánticas y mediterráneas donde la temperatura mínima es de -1ºC y la máxima de 22,3ºC

En cuanto a compras se encuentra en un curioso lugar donde poder comprar mucha artesanía a precios más que interesantes. Cerámica negra de Nádudvar, los bordados tradicionales, camisas, chalecos, ropa de cama, tapices, etc. Y uno de los artículos que más éxito tiene entre los visitantes es el cristal húngaro de fama reconocida mundialmente que se encuentra en muchos establecimientos a precios muy razonables. El horario comercial es de lunes a viernes de 7 a 18h y los sábados de 7 a 13h.

Muestra de la cristalería húngara

Otros lugares para visitar en este precioso lugar son el Museo Cristiano del Palacio del Primado donde se puede contemplar una buena muestra de arte sacro húngaro e italiano, el Museo Bálint Balassi, el Museo del Castillo donde en 1930 se encontraron restos importantísimos como una capilla con su rosetón y frescos.

Y para finalizar nuestro pequeño recorrido la catedral, el templo más grande del país donde en la Sala del Tesoro se encuentra la cruz de la coronación sobre la cual juraban los monarcas húngaros. Esta catedral también alberga una cripta que tiene muros de hasta 17 metros de grosor.

No hace falta irse demasiado lejos para poder estar en fantásticos lugares, a veces no nos damos cuenta de las maravillosas cosas que nos rodean.

Escrito por | 18 de diciembre de 2007 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Europa y Guias de Viajes

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta