Casa de la Luna en Gascones, Madrid

Nunca me he considerado un amante de la naturaleza. Siempre había dicho que “me puedes sacar de la ciudad pero nunca sacarás la ciudad de mí”. Pero, claro, eso era “antes”.

Afortunadamente, los seres humanos cambiamos y evolucionamos. Adaptarse o morir, que decía el viejo Darwin. A día de hoy, una ciudad es una jaula en la que se desarrollan todas las psicosis de los seres humanos. Y, lógicamente, hay que adaptarse para no morir.

A menos de una hora de Madrid se encuentra la Sierra Norte, un conjunto de pueblos localizados en plena naturaleza, teniendo en cuenta que servidor es muy de asfalto y cuando ve tres árboles juntos los califica de “plena naturaleza” pero, bromas aparte, el marco es de los que se califica como “incomparable”.

Uno de esos pueblos es Gascones, donde se encuentra La Casa de la Luna, una serie de casas rurales que, si no salen en las películas de Disney es porque, afortunadamente, aún no las han descubierto. Porque encanto tienen para dar y tomar.

Un lugar en el que uno respira paz y tranquilidad, donde piensa que la verdadera adaptación del ser humano, necesaria para su propia supervivencia, es marcharse a vivir a un lugar como éste.

Yo, desde luego, lo estoy considerando. Y muy seriamente.

callegascones.jpg

Imagen: Casa de la Luna

Escrito por | 9 de noviembre de 2007 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Alojamientos y Europa

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta