Templo de Debod, Madrid

El Templo de Debod fue un regalo del gobierno egipcio a las autoridades españolas después de que éstas hubieran participado en el llamamiento que la UNESCO hizo para salvar los templos de Nubia, especialmente el de Abu Simbel, amenazados por la construcción de la Presa de Asuán.

Situado en el Parque del Oeste, al lado del Paseo del Pintor Rosales, ofrece una de las vistas más bonitas de todo Madrid. Porque sí, aunque no lo parezca, esta ciudad tan llena de prisas y mala leche, también tiene rincones desde los que uno puede contemplar una de las puestas de sol más hermosas que se pueden disfrutar.

Porque el cielo de Madrid es precioso, como tantas veces ha retratado el genial Antonio López. Sin embargo, sumidos en las prisas de la cotidianeidad, nos olvidamos que lo tenemos ahí arriba, siempre pendiente de nosotros.

El paseo alrededor del Templo de Debod, en uno de los atardeceres maravillosos del otoño madrileño, es una de esas experiencias por las que merece la pena pagar el alto precio de vivir en la capital.

Y esa estampa del sol poniéndose sobre esta ciudad sin alma le hace a uno plantearse que sí, esta ciudad cada vez es menos humana pero aún así, es perfectamente capaz de seguir conmoviéndote. Una más de las benditas incongruencias que uno puede encontrar en Madrid.

templo-debod.JPG

Hoteles en Madrid

Escrito por | 6 de noviembre de 2007 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Europa

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta