Maravillas de la Antigüedad: Jardines Colgantes de Babilonia

“Nabucodonosor ordenó levantar cerca de su palacio elevaciones de piedra, darles forma de montaña y plantarlas con toda clase de árboles y plantas exóticas. Por expreso deseo de su mujer Semíramis, instaló un jardín como los que había en la patria de ella”. Así lo contaba Flavio Josefo en su momento.

Semíramis, descrita por los autores de la época como una mujer dotada dde fuerzas divinas, no era, sin embargo, la esposa de Nabucodonosor.

En cambio, lo que está fuera de toda duda es que los jardines fueron construidos durante el reinado del monarca babilonio.

Pese a la fama de los jardines colgantes, no se trataba de una construcción “colgante” propiamente dicha. Más bien, parece ser un error en la traducción, pues el término latino pensilis puede traducirse por “colgante”, pero también, por “en forma de balcón”, más aporpiado y, desde luego, mucho más real.

Debemos imaginar el impacto que causó el floreciente oasis en un clima desértico y, sobre todo, independiente del nombre de ella, lo más bonito de todo, sea cierto o no, es que el rey mandó construir los jardines para que su esposa pudiera recordar la naturaleza de su patria.

Repito, sea cierto o no, el romanticismo de la obra bien merecería el calificativo de “maravilla del mundo”.

jardines-colgantes-babilonia.jpg

Escrito por | 6 de noviembre de 2007 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts