Hotel Cocodrilo

Hace unos años, mientras intentaba echar una siesta arrullado por las serenas voces de un documental (no seré yo quien vaya de cultureta diciendo que ve los documentales por gusto), quedé impresionado por las imágenes que, en vez de sumergirme en los brazos de Morfeo, consiguieron despertar mi interés.

Se trataba de un documental sobre una zona de Australia, el Parque Nacional de Kakadu, en el Territorio Norte, a unos 250 kilómetros de su capital, Darwin.

En dicho documental, contaban la leyenda, viva en su momento, no sé en qué condiciones se encontrará ahora, lo mismo ha pasado de ser una leyenda a convertirse en un cinturón, de un cocodrilo llamado Ginga, a los que los aborígenes trataban como a una deidad.

La zona, un paraje natural plagado de ríos y lagos interconectados entre sí a través de canales subterráneos, servía de habitat para el dios-cocodrilo.

Sin embargo, con el correr de los años, esta reserva natural se había convertido en una atracción turística, en la que el propio Ginga era el centro de todo, construyéndose un hotel con forma de cocodrilo y organizándose excursiones en barca para intentar que el cocodrilo que da de comer a toda esa región, atraído por los cebos, diera muestras de su poderío.

Por supuesto, más de un turista ha terminado en el estómago de Ginga o, eso, al menos, era lo que decían en el documental.

En cualquier caso, sea verdad o no, siga existiendo el animal o no, el día que vaya a Australia, dormiré dentro de un cocodrilo. Aunque espero que sólo sea en sentido figurado.

hotel-cocodrilo.jpg

Escrito por | 6 de julio de 2007 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Alojamientos y General y Oceania

Random Posts

Comentarios

  1. meneame.net - 6 de julio de 2007 | 18:33

    Un hotel con forma de cocodrilo…

    En Australia, un hotel con forma de cocodrilo….

  2. Jessica - 4 de junio de 2012 | 10:25

    Yo he dormido ahi!!!!!! fue genial cuando llegamos es muy divertido, y luego nos llevaron a Yellow Water, donde supuestamente vive Gina, y no creo que fuera ella, pero si que pudimos gravar a un cocodrilo comiendose una pescado grande, fue espectacular, como si estuvieramos dentro de uno de esos documentales, aun recuerdo el sonido de los crujidos del pobre pez mientras lo destrozaba el cocodrilo.

Deja una respuesta